Videocámaras de seguridad en cualquier esquina, ¿Somos nosotros el nuevo gran hermano?

Hace poco paseando por mi cuidad, una gran ciudad, descubrí que estamos rodeados de videocámaras de vigilancia, haciendo que me pregunte si es necesario que nos controlen de esta manera, ya que suponemos que esta medida viene directamente desde lo más alto de nuestra política, porque nosotros jamás hemos pedido ser un pueblo que observar.

Sin pensarlo demasiado me acerque a mi ayuntamiento a consultar el motivo de porque hay videocámaras de seguridad por cualquier esquina que paseemos, la respuesta fue, “es por vuestra seguridad” ¿mi seguridad? Yo no necesito a nadie controlando mis movimientos, yo necesito que si me ocurre algo y llamo a algún servicio me atiendan en la mayor brevedad posible e incluso se acerquen al lugar donde me ha ocurrido, así que señores míos, no es por seguridad, es por comodidad.

¿Porque van a poner mayor personal si puedes ponernos videocámaras que controlen cada paso que damos?

Es simple, el coste de una videocámara incluido su mantenimiento, es mísero, necesitaríamos infinidad de cámaras mensuales para pagar cada una de las personas que deberían contratar para cubrir el cupo de seguridad ciudadana en la ciudad.